COVID-19: impacto positivo en empresas a largo plazo?

COVID-19: impacto positivo en empresas a largo plazo?

Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender.”

En los últimos años he visto a las empresas tratando incorporar políticas de flexibilidad y home office y los resultados de estas medidas no siempre cumplían expectativas. Algunos demostraban el mismo desempeño que en oficina, otros confundían home office con el día libre. Porque ocurría esto?

Mi observación es que las tecnologías hace tiempo permitían solucionar la mayoría de las problemas en forma remota y tener las reuniones presenciales fue más por “work etiquette” o la cultura de la empresa. Siento que la mayoría de las personas percibe una reunion presencial como una que genera más confianza, compromiso entre participantes y productividad con elemento de control mutuo. Nuestro cerebro crea una ilusión que si no nos juntamos fisicamente – el propósito de la reunion se vuelve más abstracto y tiene poca probabilidad convertirse en realidad. Sin embargo, lo presencial requiere la cosa más valiosa que tenemos – el tiempo.

Ahora estamos obligados a cambiar la mentalidad y para este cambio tenemos todas las herramientas tecnológicas. El único obstáculo es nuestro “set mindset”, nuestros hábitos que no nos permiten avanzar hacia mejor distribución de nuestro tiempo. Alvin Toffler dijo “Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no puedan aprender, desaprender y reaprender.” Es el momento a aprender a adaptarse a nuevas circunstancias y hacerlo bien. La confianza se genera cuando uno esta comprometido con sus responsabilidades, tiene claro sus objetivos a pesar de trabajar en la casa o en oficina.

Las empresas implementan los planes de teletrabajo porque la salud en este momento es la prioridad y lo hacen con sentimiento de sacrificar la productividad y resultados. Aunque insisto que durante el día laboral “antes de coronavirus” muchas actividades no necesitaban presencia física o ambiente office para que las tareas estén hechas, pero sí – compromiso, auto-organización, dedicación, distribución del tiempo eficaz y comunicación proactiva. Espero ver que este cambio de mentalidad provocado por una pandemia tendrá un impacto positivo en el futuro y contribuirá tanto al equilibrio “work-life balance” como a la optimización de los procesos operacionales de back office en empresas.


Solicita información de nuestros programas de coaching ejecutivo y planes de mejora de clima laboral y en equipos:


¡ME ENCANTARÁ SABER DE TI!